Contador de Visitas

jueves, 16 de octubre de 2008

EL CORAZON Y LA DISPOSICÓN DE UN SIERVO (SEGUNDA PARTE)



En el artículo anterior vimos lo que es el corazón y la disposición de un Siervo que ama y está en línea con Dios. Lo último que vimos es que un siervo, que está en armonía con Dios, está dispuesto a ser evaluado.

DISPOSICIÓN A SER EVALUADO.
“Aquí estoy, atestiguad contra mi delante de Jesús y delante de su ungido” I Sam 12:3.

¿Liderazgo es exponerse a ser evaluado?. ¿Liderazgo es ponerme delante para ser medido?
“Jamás. Jamás lo toleraría”. Esa sería la expresión de centenares de líderes quienes tienen miedo a ser evaluados. Hoy, en los últimos años de esta última milla que nos corresponde correr, los líderes somos llamados a renovar la disposición a ser evaluados.

El Señor Jesús nos dio la medida. Un día él llamó a sus discípulos y les dijo: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?. Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías, y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros quién decís que soy yo?. Respondiendo Simón Pedro: Tú eres el Cristo el hijo del Dios viviente. Entonces les respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”.

El Hijo de Dios se expuso a ser evaluado. Como siervos no podemos aislarnos y vivir sin ser evaluados y sin rendir cuentas a nadie. La evaluación de nuestras vidas necesita extenderse a áreas vitales de nuestro ministerio. Samuel estuvo dispuesto a ser evaluado en diferentes áreas y nuestro corazón necesita estar a la disposición de ser evaluado en las siguientes cuatro áreas, al igual que Samuel:

1.La Administración
2.La Conversación
3.La Relación
4.La Omisión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bienvenidos seran de mucha ayuda para mejorar.