Contador de Visitas

lunes, 22 de septiembre de 2008

EL SIERVO-LIDER EXISTE PARA SER SUMISO, EL LIDER EXISTE PARA EXIGIR SUMISIÓN.


“Señor, yo no merezco que entres en mi casa; solamente da la orden, y mi criado quedará sano. Porque yo mismo estoy bajo órdenes superiores, y a la vez tengo soldados bajo mi mando”
Mat 8:8,9.
Sumisión es clave en el servicio. El siervo sabe que para poder tener el privilegio de que otros se le sujeten, él mismo debe estar en sujeción. Tremenda lección dada por el centurión, él mismo declaró: “Yo creo en el poder de tu palabra, porque también tengo soldados pero antes que eso…yo mismo soy un soldado”. Los líderes reclaman sujeción, pero ellos mismos no saben sujetarse, pero el siervo sabe la importancia de la sujeción porque ese es el fundamento de la autoridad.
La moda de hoy es el liderazgo independiente sin red de apoyo y sin nadie que los evalué. Algunos hacen “redes” pero “redes” de acuerdo a su conveniencia y sin ninguna autoridad sobre ellos. La evaluación ministerial es vital, porque no somos perfectos, aún tenemos carne y hueso. Sin embargo, es urgente que los líderes modernos nos tornemos más vulnerables.
Jesús nuestro Salvador, se rodeo de una red de apoyo con sus doce discípulos. Cuanto más nosotros. Renovación plena en el ministerio sumiso y vulnerable es vital hoy.
“Señor, queremos RENUEVO DE PLENITUD en el servicio. Mucho daño hemos causado a tu pueblo por querer ser líderes y al olvidarnos que nuestro llamado fue para ser siervos. NO queremos seguir mirando tu obra a través del cristal del liderazgo mundano y enfermizo, pero queremos nuevamente el corazón de Siervos.
Sabemos que si RENOVAMOS EL SERVICIO, la alegría volverá al corazón de tu pueblo. Perdónanos las veces que hemos corrido tras un cargo y en esa carrera hemos perdido la hermosa perla del servicio. NO queremos aplausos, ni votos, ni aclamaciones, ni cámaras, pero queremos tu aprobación y que un día podamos oírte decir: “BIEN, BUEN SIERVO FIEL, EN LO POCO HAZ SIDO FIEL, EN LO MUCHO TE PONDRE”. Amén.

REFLEXIÓN.
1.- Qué debilidades encuentro en el servicio que presto al pueblo?
2.- Qué tentaciones necesito vencer?
3.- Esta semana me propongo hacer tres cosas para purificar mi servicio al Señor y al pueblo. Escríbalas.
4.- Cuál es mi red de apoyo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bienvenidos seran de mucha ayuda para mejorar.